¡Cuidado! No seas víctima de fraudes

¿Te urge un crédito y crees haber encontrado la mejor opción? Espera, no todo lo que resulta atractivo puede ser tan prometedor, hay empresas expertas en préstamos, pero también existen aquellas que su especialidad radica en engañar y estafar a la gente, sobre todo a las personas más necesitadas de dinero.

Por lo que si no deseas ser parte de estas historias de engaño o fraudes presta atención a lo siguiente. Más vale prevenir. Si vas a contratar un crédito para la compra de un auto, una vivienda o cualquier otro bien, es importante que compares lo que los bancos o instituciones financieras te ofrecen, tanto los riesgos como los beneficios. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef): “la mayoría de estos delitos los cometen empresas que no representan a ninguna institución financiera o banco y ofrecen préstamos demasiado atractivos, como el no necesitar un aval o responsable también de ese préstamo; no piden requisitos y además ofrecen periodos de pago muy extenso, así como unos depósitos como anticipo”.

Investiga muy bien para saber si la institución financiera que te ofrece un crédito es oficial y opera de acuerdo a la ley, lo puedes verificar a través del Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (Sipres).

Cuando tenemos la presión de solucionar una deuda o cubrir un gasto nos vemos en la necesidad de acudir a alguna financiera o banco para pedir un préstamo. El problema surge cuando por nuestra necesidad acudimos a establecimientos informales que ofrecen solucionar nuestro apuro. Recurrir a prestamistas o a financieras “patito” nos puede ocasionar muchas más dificultades en el futuro. Por eso te queremos compartir algunos consejos para que no caigas con instituciones ilegales o en fraudes.

No te deben pedir dinero

Es muy lógico, pero en muchas ocasiones por el estrés del momento no te detienes a pensar en este punto; si vas a pedir un préstamo es ilógico que te pidan cualquier tipo de pago. Una práctica muy común es pedirte dinero supuestamente con el fin de iniciar o acelerar tu solicitud de crédito. Este pago incluso lo pueden disfrazar como una “asesoría” para conocer su forma de trabajo o mecanismos de pago.

Desconfía si te piden transferencias antes de aprobar tu crédito, por lo general te llegan a advertir que el pago no garantiza la aprobación de tu crédito.

Revisa su historial

Si encuentras alguna página que dice prestarte en minutos el dinero que quieres, busca antecedentes en Internet para averiguar si ha estado inmiscuida en algún problema legal.

Por muy “bonito” que luzca el sitio que visitas, procura siempre verificar que cuente con medios de contacto y una dirección. Además, verifica que cuente con protocolos de transferencias seguros como HTTPS y Secure Sockets Layer (SSL).

Estos sistemas protegen tu información ante cualquier ataque. Los puedes revisar antes, pues la dirección del sitio debe iniciar con HTTPS y contar con un candado del lado izquierdo.

No te piden historial crediticio

Como te hemos explicado, cuando una institución financiera analiza otorgar un crédito debe de tener una garantía de que le vas a pagar. El más común sin duda es el historial crediticio, en donde se guarda la información sobre tu comportamiento crediticio. Una alternativa más es pedir un obligado solidario o aval; todos mecanismos para garantizar tu pago.

Una vez entendido esto, es prácticamente imposible que una institución financiera establecida te otorgue un préstamo sin ningún tipo de garantía.

No hay préstamos al instante

Investigar tu historial o tus referencias, lleva tiempo y una empresa seria siempre lo hará antes de otorgar un crédito. Por lo tanto, si te ofrecen darte un crédito al instante, es una señal de que estás frente a una institución irregular o es probable que seas víctima de fraude.

Piden muy pocos requisitos

Cuando una institución de préstamos te pide sólo tu identificación y un comprobante de domicilio, puede ser una mala práctica ya que esta información no es suficiente para saber tu historial crediticio ni tu capacidad de pago.

Además, deben solicitar tu permiso para consultar tu historial crediticio ya sea por teléfono o por escrito. Una institución financiera te pedirá muchos más requisitos, como carta laborales, recibos de nómina, referencias personales etc.

Condicionar la entrega de documentos

Otra forma de saber que estás frente a una financiera fraudulenta es cuando te condicionan la aprobación del crédito a la entrega de documentos con información privada como número de seguridad de tarjetas de débito o crédito.

Ofrecen intereses muy por debajo del mercado

Las instituciones financieras se basan en la tasa de referencia del Banco de México, es por eso que nunca podrá variar demasiado de una institución a otra. También te deben permitir acudir a sus oficinas y verificar sus operaciones ante la Profeco o la Condusef. Si notas que son muy cautelosos con esta información, lo mejor será que acudas a otra institución. Una clara señal de que no se trata de una empresa confiable es la falta de claridad en sus respuestas.

Tasas de interés y comisiones muy altas

Un crédito fraudulento no es necesariamente aquel que nunca obtienes, también existen supuestas financieras con intereses y comisiones demasiado altas.

Recuerda que la tasa de interés no puede estar muy por encima de las que ofrecen las demás financieras. Una forma muy rápida de saber es solicitar el Costo Anual Total (CAT) con el cual podrás compararlo con los ofrecidos en el mercado.

Además, puedes hacer uso de herramientas como el Simulador de créditos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Revisa comentarios en redes sociales

Una herramienta muy buena son las redes sociales, puedes verificar clientes pasados o comentarios de algunas personas que anteriormente hayan acudido con esta institución.

Recuerda que una mala crítica no implica que la financiera sea fraudulenta, pero si sólo observamos comentarios negativos es un síntoma de alarma. También, la falta de respuesta de la financiera ante estos comentarios es una señal de una empresa que no da la cara a sus clientes.

Presencia en medios digitales

De la mano con las redes sociales, también puedes revisar los perfiles de la financiera en Google Maps, sitios especializados o publicaciones en diarios.

Puedes tomar el teléfono y revisar el número que proporcionan en su sitio, acudir a sus oficinas, verificar que sus redes sociales estén activas y respondan los mensajes en poco tiempo.

Revisa que estén registradas o reglamentadas

Cualquier institución financiera deberá estar registrada ante el Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) o bien en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Además puedes revisar quejas anteriores en el Buró de Entidades Financieras.

También puedes consultar más información en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), vía telefónica al 01 800 999 8080.

Acoso constante

Unas de las prácticas más comunes de los defraudadores es el constante contacto con sus víctimas para ofrecer préstamos muy atractivos, supuestamente con la única condición de responder unas breves preguntas.

En este caso podemos caer en el error de brindar información personal o bien se trata de un mecanismo para generar confianza y engañar a la gente después.

Para concluir, en Caja Solidaria te ofrecemos créditos a tu medida, somos una institución regulada por la CNBV para tu tranquilidad y confianza; asesórate ahora con un ejecutivo en nuestras sucursales y con gusto te atenderemos.
También nos puedes enviar un mensaje o si lo prefieres puedes dejar tus datos en el formulario de contacto y nosotros nos pondremos en contacto contigo.

Caja Solidaria.

Creciendo tú, avanzamos todos.

Visítanos en nuestras redes sociales

Facebook: https://www.facebook.com/cajacampesino

Instagram: https://www.instagram.com/casa_de_ahorro_campesino/

Twitter: https://twitter.com/cajacampesino

¿interesado en créditos o ahorros? www.cajasolidaria.mx

Sobre el Autor

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *